domingo, 6 de enero de 2013

Capítulo 7


A

l día siguiente en la Academia Kuzco, en uno de los recesos.

El “grupito de populares” estaba sentado en una de las mesas de afuera.

De verdad, es taaaannn guapo comentó Aurora, suspirando.

Jasmine la miró preocupada Hablas del profesor Shang de nuevo, ¿cierto?
Así es. Él es el hombre perfecto…

Aurora, hemos conversado esto muchas veces… ¡Él es un profesor! ¡Y tú, su alumna! ¡Nada más! Además, debe tener como 30 años y tú tienes 17…

Tiene 21 y por mi edad no importa, el otro año seré mayor de edad y nada impedirá que estemos juntos para siempre…

Aurora, cariño… Sé que quieres un novio como el de Jas y el mío, pero no por eso significa que debes enamorarte del primer hombre que veas… dijo Megara, secamente.

Meg tiene razón, Aurora. Jamás encontraras a alguien tan apuesto como mi novio, Tulio o como Naveen, pero no te debes fijar en cualquiera.

¡Shang no es cualquiera! Es atractivo, inteligente, amable, fuerte, divertido, simpático…

¡Wow! ¡Wow! Primita, creo que te estás sobrepasando… El punto es que ustedes jamás podrán estar juntos mencionó Miguel, asqueado.

Sí y que hables así de un profesor es escalofriante opinó Tulio con una cara aterrada.

Todos rieron y Aurora bajó la cabeza avergonzada ¿Saben qué? Iré al baño un momento… dijo la rubia, mientras se levantaba de su asiento.

¡Vamos, Aurora! ¡No te vayas!

Solo voy a ir al baño, además, así no se burlan de mí…

¡Aurora! ¡Solo fue una broma!

Tulio tiene razón. Fue solo una broma, no te lo tomes tan a pecho dijo Jasmine, angustiada.

Sí, como sea… Sin más que decir, dio media vuelta y se alejó de allí, mientras que todos los demás intercambiaban miradas.

No le hagan caso, ya se le pasara intervino Megara, rodando los ojos.

Meg tiene razón, bueno, siempre la tiene . Naveen le guiño un ojo a su novia. La rodeo por la cintura, dándole un beso en los labios.

Ella sonrió Lo sé suspiró arrogante y orgullosamente.

Aurora, por su parte, iba caminando hacía el baño, algo afligida.

Yo sé que algún día estaremos juntos. Además, sé que le pasa algo conmigo; lo puedo ver en su mirada. En definitiva, siente algo por mí, solo que no se ha dado cuenta…

Estaba a punto de llegar al baño, solo debía doblar a la izquierda y llegaba. Pero a la hora de hacerlo se topo con algo nada agradable.

Por favor, un besito y ya suplicó Shang mientras agarraba la mano de la mujer en frente suyo.

Aurora se paralizo y se escondió tras la pared, viendo y escuchando atentamente todo.
Marina negó con la cabeza –Ya te dije que no, Shang, si alguien nos ve, estaremos en graves problemas.

Sí, tal vez tengas razón… Lo lamento, es solo que sabes que, te quiero mucho.

Sé que es así, pero recuerda que aquí no nos pueden ver juntos, Shangis lo vio con ternura.

Lo sé, Marinis –arrugo su nariz, creando una mueca “adorable”, o por lo menos para Marina lo era.

Aurora casi vomita, ¿¡”Shangis”!? ¿¡”Marinis”!? ¿¡Qué clase de apodos son esos!?

Definitivamente no se ha dado cuenta… murmuro Aurora con el corazón roto, Sin embargo, esta información es muy interesante. sonrió maliciosamente, alejándose con sigilo.

Aurora no dejaba de estar sorprendida, dos de sus profesores estaban saliendo y ella estaba completamente enamorada de uno… Era un sentimiento horrible, imposible de explicar en palabras… No obstante, había un lado positivo, ¿cuál era? Oh, bueno, divertirse con este secretito; y en definitiva haría eso, iniciando al momento de tener clases con la profesora Marina, la última clase del día, es decir, ahora mismo.

—Bien, alumnos, siéntense rápidamente, hoy tenemos mucho que hacer —ordenó Marina.
Todos así lo hicieron, listos (por no decir aburridos), para empezar la clase.
—Profesora Marina —dijo la rubia, levantando la mano.
— ¿Sí, Aurora?
— ¿Le puedo preguntar algo?
—Por supuesto, lo que sea.
—Perfecto, ¿es verdad qué los profesores no pueden tener relaciones sentimentales entre ellos? 
Marina abrió sus ojos a más no poder con la mente en blanco.
— ¿Y bien…?
—Amm, pues… S-Sí, es cierto. Es una regla de la institución.
—Ya veo… Y si es una regla se supone que se debe cumplir, ¿no es así?
La profesora trago duro, tratando de tranquilizarse un poco.
—S-Sí. Las reglas están para cu-cumplirse. ¿Y por qué preguntas eso?
Sonrió —Curiosidad —, parpadeo varias veces, mostrando algo de malicia e inocencia en sus ojos violetas. 
Marina entrecerró los ojos, frunciendo el ceño. Aurora rió divertida y como respuesta, Marina le lanzó una mirada suspicaz.
—En fin, sigamos con la clase…
— ¿Qué fue eso, Aurora? —preguntó Jasmine en susurro, acercándose a ella.
—Oh, solo jugaba con la profe, gracias a un interesante dato del que me entere.
— ¿Qué clase de dato?
—Te lo contare después…
—Ay, ¿por qué? 
—Porque sí.
—Pero me lo dirás, ¿no?
—Claro que sí. Y no serás la única que lo sabrá…
Marina se sentía insegura, se sentía incómoda, mal, preocupada… Esa pequeña y aparentemente inocente pregunta de Aurora, la había dejado pensando; era muy extraño, ¿será qué Aurora se había enterado de algo? ¿Será qué el secreto que ella y Shang estuvieron ocultando por más de 4 meses, sería revelado? Esto podría constarles la carrera. Tantas cosas se le venían a la mente por esa simple pregunta, tantas…
Al final de la clase y no solo de la clase, sino del día lectivo, los alumnos iban saliendo alegres y aliviados de que ya el día había terminado.
—Aurora, ¿te puedes quedar un momento? —le preguntó Marina.
—Seguro —. Se levantó de su asiento y fue directo donde su profesora, frente a frente. 
—A ver, Aurora… Quiero que me digas la verdad, ¿por qué me hiciste esa pregunta al comienzo de la clase?
Ella expandió sus ojos, sorprendida, pero segundos después sonrió —Ya le dije, por curiosidad.
— ¿Estás segura qué es solo por eso? ¿No hay otra razón?
—No, no la hay… ¿Por qué? ¿Hay otra razón por la cual yo tuviera qué hacerle esa pregunta?
—Para nada —respondió en tono seco.
—Entonces no tenemos nada de qué preocuparnos, ¿verdad?
—Verdad… Bien, ya te puedes retirar, gracias.
—Al contrario, gracias a usted, profe. —sonrió y con seguridad se fue de ahí.
Marina la vio alejarse y con frustración de pasó la mano por el cabello; recogió sus cosas y se marchó. 
Entre la muchedumbre de alumnos que se dirigía cada quien a su hogar, iba Ariel, la hermosa pelirroja. Al igual que el día anterior se dirigió a la puerta principal, pero esta vez sí esperaría a Jane.
Pero…
— ¡Ariel! 
Ella se volteo y se sorprendió de ver a…
—Jim…
Él se acercó a ella y continuo — ¿Te vas caminando?
—Sí,  mi casa no está tan lejos de aquí.
—Oh, pero… No deberías de andar caminando tú sola, alguien debe acompañarte…
— ¿Sola? No, no, no me voy sola, me voy con… —paró en seco, reflexiono por unos segundos— Creo que tienes razón… No debería andar sola… Pero ¿quién me podría acompañar?
— ¡Yo te puedo acompañar! Emm quiero decir, yo te puedo acompañar.
— ¿¡De verdad!? Emm quiero decir, ¿de verdad?
—Claro, si no tienes inconveniente.
—Por supuesto que no, pero… ¿No se molestaran en tu casa si llegas más tarde?
—Para nada.
Ella sonrió de oreja a oreja —Perfecto, entonces vamos.
—Vamos —respondió, devolviéndole la sonrisa.
Y así ambos se fueron, uno junto al otro, solos…
Durante el recorrido iban callados, mudos, sin idea de qué decir, pero aún así con ganas de hablar.
Hasta que uno de los dos decidió romper el hielo…
— ¿Y…te gusta la Academia Kuzco, Ariel?
— ¡Oh! La verdad no me gusta…
— ¿¡No!? —preguntó asombrado.
— No, la verdad ¡me encanta! —rió.
Jim suspiró aliviado, dejando escapar una risilla.
—Me encanta la Academia, más que jamás había estado en una y bueno, para ti es normal y tal vez aburrida, pero para mí es increíble… El ambiente, la gente, las actividades… ¡Todo! Estoy fascinada con la Academia.
—Me alegra escuchar eso y también me alegra que hayas conocido a varia gente, ya que me habías dicho que no tenías amigos… Pero ahora tienes a Mulán, a Hércules, a Kuzco, a Malina y…y me tienes a mí.
—Eso es lo mejor de todo. Conocer a personas tan lindas como ustedes, ¿hace mucho los conoces?
—Bueno, Hércules ha sido mi mejor amigo desde los 8 años, después conocí a Malina y a Kuzco en quinto grado y desde ahí hemos andado siempre juntos.
—Que bello… Todos ustedes se ven muy unidos.
—Sí, lo somos… Hércules es mi hermano de otros padres, Kuzco es de esas personas que te sacan una sonrisa en todo momento y Malina siempre está dispuesta a ayudarte.
— ¡Malina se ve realmente adorable! Mulán me dijo que ella es el mejor promedio de la Academia.
—Sí, es cierto; en especial en matemáticas, la peor materia del mundo…
— ¿No te gustan las matemáticas?
—Las detesto, además de que no las logro entender. Siempre repruebo los exámenes, el año pasado casi lo pierdo por culpa de las matemáticas. Si repruebo otro examen mis padres me asesinaran… Y el examen es la otra semana.
— ¿De verdad? Pues, a mí no me cuestan. Si quieres te puedo ayudar con ellas…
—Bueno, Malina ya me está ayudando…
— ¡Oh! ¡Lo siento! No sabía… —bajó la cabeza apenada.
Él volteo a verla — ¡No, no! No me molestaría que me ayudaras. Sigo reprobando, creo que no le entiendo muy bien a Malina, me serviría un cambio —. Metió sus manos en los bolsillos, apartando la mirada.
La pelirroja lo miró con sus ojos abiertos como platos y sonrió — ¡Claro! ¡Yo encantada! 
—Genial, está hecho, entonces. —sonrió, mirándola de nuevo.
— ¿Te parece mañana mismo, en mi casa?
— ¿En tu casa? ¿Segura?
— ¡Por supuesto! ¡Serías la primera persona qué conozca mi casa! 
Tartamudeo un poco —Am, sí, eso creo.
Ariel sonrió y llevó su mirada al frente, y para su sorpresa ya estaban a pocos metros de su casa.
—Ya vamos a llegar.
— ¿Ah, sí? ¿Dónde está?
—Es esa que se ve al fondo, la de color blanco con decoraciones doradas —dijo señalando su hogar.
Jim al ubicar cuál era, quedo boquiabierto — ¿Es un chiste?
—No, esa es mi casa.
—Es enorme, es una completa mansión.
Ella rió, pero no por el comentario, si no por la asombrada expresión de Jim; era tan simpática —Bien, llegamos.
Al estar al frente de la mansión Tritón, Jim estaba aún más sorprendido; parecía un palacio. Ella giró para quedar cara a cara con él.
—Gracias por haberme acompañado.
—No fue nada, Ariel. Gracias a ti por ofrecerte a ayudarme con las matemáticas.
—Agradéceme cuando hayas pasado el examen.
Él rió y asintió  —De acuerdo. Nos vemos mañana, Ariel.
—Nos vemos, Jim. —sonrió y entro a su hogar. Jim espero a que la puerta estuviera totalmente cerrada, y se marcho.
Una vez dentro de su casa, Ariel sonrió y se volteo, pero al voltearse noto que unos ojos la miraban con enojo. 
— ¡Ariel Tritón!
—Hola Jane, ¿qué te pasa?
— ¿¡Qué me pasa!? ¿¡Qué me pasa!? ¿¡Qué te pasa a ti!? ¿¡Por qué no me esperaste en dónde acordamos!? ¡Me preocupe mucho por ti!
— ¡Oh, es verdad! ¡Lo lamento, Jane! ¡No quería preocuparte! Lo que pasa es que se ofrecieron a traerme y yo…bueno, no quería negarme.
— ¿No querías negarte? ¡Oh, ya entiendo! ¿Cómo se llama el chico?
Ariel se paralizo y comenzó a ponerse nerviosa, empezando con un ligero titubeo — ¿Por qué crees qué es un ch-chico? 
—Es más que obvio, no intentes negarlo. ¿Cómo se llama?
—Jim Hawkins.
— ¡Oh! ¡Es el chico de ojos verdes! ¿No?
— ¡El chico de increíbles ojos verdes! 
— ¡Oooohhh…! ¡Ya entiendo…!
— ¿Qué cosa?
—Ariel no te hagas la tonta. Te gusta.
— ¿¡Qué!? ¡No me gusta! Apenas lo conocí ayer, es imposible que me guste en tan poco tiempo.
— ¿Segura?
Ariel miro a todas partes —Sí… —dijo en voz baja.
— ¿Qué dijiste?
—Sí.
— ¿Qué?
— ¡Qué sí!
Jane se tiró una buena carcajada, mientras que Ariel rodaba los ojos.
—En fin, ¿cómo te fue en clases?
—Excelente, cada vez me gusta más la Academia.
—Me alegra bastante. Casi vives la vida de una adolescente completa.
— ¿Casi? —levanto una ceja.
—Sí, bueno; ya tienes la parte de ir a la secundaria y de conocer gente y todo eso, pero te hace falta tener fiestas, hacer locuras, tener novio, divertirte, etc, etc.
Ariel permaneció pensativa por unos segundos con la mirada gacha.
—Sin embargo, no creas que por lo que te acabo de decir debes hacerte una rebelde, ni nada.
—No te preocupes, yo siempre seré la misma Ariel.
—La misma escurridiza Ariel.
—La misma —sonrió—, Bien, si me disculpas, tengo tarea que hacer… ¡Qué emoción! ¡Mi primera tarea de secundaria!
—Eso es algo que usualmente no escuchas decir a los jóvenes… Bueno, ve y hazla.
—Síp —. Con ansias se fue a su habitación. Al llegar se quito los zapatos, se acomodo en su cama, saco sus libros y demás, para iniciar con la tarea. A pesar de estar tan emocionada, algo la inquietaba, sentía que algo se le olvidaba, pero… ¿Qué era? 
Una vez terminada su tarea suspiró feliz; se sentía satisfecha, sabía que había hecho un buen trabajo. Es raro que una chica de 16 años suspire de alegría al terminar una tarea, ¿no creen? Pero sólo imaginen qué se debe sentir que nunca hayas ido a una secundaria, ni siquiera al jardín de niños… Completamente aislado de la sociedad, así se sentía ella, por eso cada pequeña y a la vista insignificante cosa que tuviera que ver con ese ambiente, era como lo mejor del planeta, según ella. 
Es curioso, Ariel vive y siempre ha vivido en grandes mansiones, posee cualquier cantidad de ropa, dinero, ha viajado y conocido tantos lugares… Se podría decir que lo tiene todo, cuando en realidad no tiene nada… O por lo menos hasta ahora. Las mejores cosas en la vida no tienen precio.
A pesar de todo esto, ella no dejaba de pensar en que algo estaba dejando pasar, algo se le olvidaba.
Comenzó suavemente a golpearse con su lápiz de grafito, en la cabeza, tratando de recordar.
— ¿Qué se me olvida? Hice la tarea, arregle mi habitación… Deben ser cosas mías, a mí nunca se me escapa nada, menos si son importantes para mí, como Rajah, de él nunca me olvidaría…
¡Bingo!
— ¡RAJAH! ¡Se suponía que debía verlo después de clases! ¡Mierda! ¿¡Cómo se me pudo olvidar eso!? —una extraña mueca invadió su rostro— Esto es malo… Se va a enojar mucho y ahora no me puedo ir ahora al bosque… Debo comprarle un celular, ¿¡pero qué estoy diciendo!? ¿¡Un celular para un tigre!? ¡Por favor, eso sí es una locura! ¡Es mejor un woki toki! 
—Ariel… —dijo Jane fastidiada, en el marco de la puerta.
Ariel sacudió su cabeza y volteo a ver a Jane algo inquieta — ¿Sí, Jane?
—Tu tigre está aquí…
Sus ojos se abrieron como dos grandes platos, pero a la vez su cara era confundida — ¿¡Qué, qué!? 
—Estaba en el jardín leyendo un libro, cuando sentí una respiración detrás de mí… Adivina de quién era.
—No lo puedo creer… Es la segunda vez que viene a casa, debo ir a verlo.
—Bien, ¡pero quiero que lo eches rápido! ¡Ya es bastante el hecho de saber que tienes un amigo tigre! ¡Ahora se infiltra en nuestro jardín! ¿¡Luego qué!? ¿¡Se va a comer toda la carne del congelador!? ¿¡Se meterá en mi habitación a hacer desastre!? ¡No quiero que vea mis sostenes, Ariel! —exclamó aterrada y horrorizada.
— ¡No exageres, Jane! Iré a verlo rápidamente, nadie se dará cuenta… ¡Espera! ¿¡Lo dejaste solo!? ¿¡En el jardín!? ¡Grimbsby lo puede ver!
 —Grimbsby está acompañando a Carlota al supermercado, estamos solas…bueno, además de tu amiguito con grandes y filosas garras.
La pelirroja llevó su mano a su pecho y suspiró aliviada —Bien, eso me tranquiliza, iré rápido.
—De acuerdo. ¡Y asegúrate de que no vea mis sostenes!
— ¡Nadie vera tus sostenes, Jane! 
—Más te vale.
Ariel se levanto de su cama y se fue corriendo al jardín. Cuando estaba a punto de llegar, se detuvo, respiro profundo y avanzó despacio, hasta adentrarse completamente en el jardín. Lo busco con la mirada y por fin lo encontró, sentado bajo la sombra de un árbol; y por lo que veía Ariel, no lucía nada feliz.
Se acerco hasta llegar a él y sonrió apenada, agachándose para encararlo a los ojos.
—Hola Rajah… Lamento no haber ido hoy a verte, es que Jim se ofreció a acompañarme a casa y… —Rajah enfureció y le rugió en la cara, haciendo que el cabello de Ariel volara con fuerza para atrás.
Ariel quedo aturdida tras el rugido, tanto así que se quedo con los ojos cerrados por un tiempo. Sin embargo, volvió a la realidad y abrió sus ojos con furor e irritación; se puso de pie y gruño molesta.
— ¡Rajah! ¡No uses ese tono conmigo! ¡Es una completa falta de respeto a la persona que cuido de ti cuando tu pata estaba lastimada! ¡No quiero que me vuelvas a rugir así! ¿¡Entendido!?
Rajah quito la mirada y gruño con baja intensidad.
—Dije… ¿¡Entendido!?
El tigre miro a Ariel a los ojos y bajo las orejas, bajando poco a poco la cabeza.
—Perfecto, así me gusta. Ahora… —se agacho, nuevamente—, De verdad lamento no haber ido hoy a verte, no volverá a pasar. No quiero que nos enojemos. A ver…te lo voy a recompensar, pero… ¿cómo? Hmmm, piensa, piensa… —cerro su ojo izquierdo, mordiendo su labio inferior. Esa era la mueca que siempre hacía cuando trataba de pensar en algo. Después de un rato, aplaudió y sonrió — ¡Lo tengo! ¡Esta noche te quedaras a dormir!
Rajah gruño extrañado.
— ¡Es una gran idea! Ya está atardeciendo y así compensaríamos el tiempo perdido. Nadie se dará cuenta. ¡Siempre y cuando te vayas a primera hora, mañana! 
Rajah asintió y Ariel lo abrazo, mientras reía.
Se separo e hizo que Rajah la siguiera hasta llegar a su habitación, en la cual, seguía Jane, pero esta vez estaba sentada en la cama, viendo el cuaderno de Ariel.
— ¿Jane? ¿Por qué tienes mi cuaderno?
—Reviso tu tarea, deberías corregir la parte que dice… —alzo la mirada y noto la presencia de Rajah—, ¿¡Qué hace él aquí!?
—Se quedara a dormir.
— ¿¡Qué!? ¿¡Ariel, estás loca!? ¿¡Dormir!? ¿¡Aquí!? ¿¡Un tigre!?
—Nadie se dará cuenta, me despertare mañana temprano y me asegurare de que se vaya al bosque.
— ¡Ariel, si tu padre entra a tu habitación y ve ESO… —lo señalo con repulsión—, a la par tuya…!
—Papá tiene una cena con unos ejecutivos y siempre que tiene esas cenas, vuelve como hasta las 2:00 o 3:00 de la mañana. Todo está calculado.
—Es increíble la suerte que tienes, Ariel…
—En realidad desde que llegamos a Agrabah, solo cosas buenas me suceden, como si una fuerza misteriosa quisiera que este año todo me salga bien. 
—Creo que es una bonita forma de verlo, pero, hablando en serio, Ariel, espero que estés en lo cierto y tu padre no se dé cuenta de esto.
—No lo sabrá.
—Espero que sea así, Ariel.
—Te preocupas demasiado. Ahora, ya te puedes ir…
— ¿Me estás echando? —llevo una mano a su pecho, fingiendo estar ofendida.
—Tú lo dijiste, no yo —sonrió inocentemente.
Jane rió —Correcto, les daré privacidad —sonrió una última vez y se fue de allí.
Ariel cerró la puerta y se sentó en su cama; Rajah se colocó en frente de ella.
— ¿Sabes algo? Nunca me imagine hablando con un tigre, siempre he amado los animales, pero nunca he tenido mascota, bueno, yo no te considero mi mascota, te considero mi amigo, ¿tú me consideras como tu amiga, cierto?
Él asintió levemente.
Ella sonrió —No imagino que hubiera pasado si no te hubiese encontrado en el bosque aquel día… Hubieses muerto o ese cazador te hubiera matado. Se veía muy convencido de asesinarte... Esos ojos azules, llenos de maldad, nunca los voy a olvidar, se veían tan terroríficos que hasta me dieron miedo. No sé por qué tenía tantas ganas de matarte, sé que tú no le hiciste nada malo…
La mente de Rajah comenzó a visualizar aquel día y todo lo que pasó; la muerte de su hembra y cría, el balazo en su pata, la ira que tenía en ese momento hacía ese hombre rubio y de ojos azules, era impresionante. Ese recuerdo lo escalofrió, así que sacudió su cabeza, tratando de borrar eso de su cabeza.
Mientras tanto, en un lugar lleno de árboles, vegetación, animales y humedad, conocido como…
El bosque…
John Hawkins llevaba en mano su rifle, mientras caminaba silenciosamente por las profundidades del bosque.
Escucho un extraño ruido cerca de él, sentía que un animal lo estaba viendo, por lo que, rápidamente se escondió tras unos arbustos. Cargo su rifle y cerro sus ojos, casi podía escuchar su propio corazón latiendo a mil por hora.  Respiro profundo, abriendo poco a poco sus ojos y se volteo velozmente, apuntando al animal que lo asechaba, pero para su sorpresa era una simple ardilla; que por cierto, se asusto y salió corriendo al ver a John con un arma.
Él gruño enfadado y se paso la mano por el rostro con frustración.
¡Encontrare a ese tigre, cueste lo que cueste! ¡Cueste lo que cueste!

7 comentarios:

  1. ¡Buenas! :D ¿Te apetece participar en el sorteo de un libro y publicidad durante un año?
    Puedes verlo en: http://jedentag15.blogspot.com.es/2012/12/sorteo-de-un-libro.html
    Mira las bases del concurso y participa! ^^

    Un beso y suerte! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rei Osaki :) Soy Fabiola, pero me puedes decir Fabi o Minorin x3 Muchas gracias por ofrecérmelo, me gusta eso de publicidad para el blog jaja xD Ya leí las reglas y todo eso, pero tengo una pregunta, yo me voy de viaje este jueves y no estaré dentro de dos semanas y dudo demasiado que me pueda meter al blog en ese tiempo, entonces ¿habría algún problema con eso? O sea, yo podría hacer la entrada antes del jueves, ¿pero para después habría algún inconveniente? :O
      Gracias de nuevo, espero tu respuesta ;)
      xoxo
      EnanaMinorin

      Eliminar
  2. Ya quiero ver lo que pasa después!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofi! :) Jaja ahí lo averiguarás, pero tendrás que esperar un tiempillo, maso menos largo jeje xS

      Eliminar
  3. Acabado de leer otro genial capitulo antes de los exámenes :3 me pregunto que pasara con la relación de Shang y Marina. Bueno de alguna manera siento mucha pero mucha lastima por Aurora aunque yo en vez de buscar venganza me la pasaría con los ojos hinchados de tanto llorar ~(T-T)~ , en verdad pasan imágenes tristes por mi cabeza, creo que el amor no correspondido debe ser de lo peor...mientras que el correspondido es de lo mejor, así como el amor de Ariel con Jim :3 ¡QUE BONITO!! Y el hermoso tigre se esta comportando muy ternurita, mira que ir a la casa de su amiga solo para verla :3 ... o regañarla porque no fue a verle XD , lo que me pareció muy interesante fue la ultima parte del capitulo, aquella persona que sigue a Rajah!!! solo para conseguir su venganza "MUAHAHAHA" ... pero todo resultara bien :3 ya que solo John es otra pobre alma en pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hfhoerufhre <3...(Desgraciados exámenes -.- Yo los tengo de éste lunes en 8... ¡SUERTE CON LOS TUYOS :D!) Jajajaja xD Aurora es media...orgullosa... XD
      Tienes razón *O* El amor no correspondido es el peor >.< Siempre sale alguien lastimado <3 Jajaja aún no es amor x3.......Por ahora..... Spoiler xD...Meh, es obvio jajajaja xD
      Jajaja mucha ficción eso de que el tigre vaya a la casa de Ariel XD Pero me alegra mucho que te gustara *u* Quiero hacer a Rajah cosi y creo que lo estoy logrando jaja <3
      Jajaja otra alma en pena XD Pues, quién sabe...x3 Puede que pase algo y no sea tan bonito que digamos... jojo x3

      MUCHAS GRACIAS POR COMENTAR <3<3<3<3 *U*

      XOXO y más XOXO

      Eliminar
  4. Vale, me ha matado la parte de "No quiero que vea mis sostenes!!" jajajaj me encanta Jane, me recuerda tanto a mí!
    Y oye, Marina no será Marina de la Sirenita 3, no? Porqué no lo entiendo, es vieja, fea y desagradable, que haría con Shang? Hablando de eso Aurora que mala sombra tiene! Los va a meter en un lío! Dios no puedo parar de leer akdslfjqkwlejfkla

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, tigre, significa mucho C:
Eso sí, si no estás de acuerdo con algo de la entrada o el blog en sí, está bien, no hay problema, pero por favor ser respetuoso a la hora de comentar, ¿sí? x3
Gracias una vez más y... ¡DISNEY ROCKEA! Y JIM HAWKINS ES UN SEXY <3! ¡LO AMO, LO AMO! ... Ya, ya, disculpen mi ataque de euforia jaja x3
Bueno, ya no los molesto más xD
Y la loca se va a Narnia... ¡Chaito! ¡Coman chocolates!
XOXO y más XOXO
La Loca de Fabi x3